Si la única aventura que recuerdas es la que tuviste con tu primo en la playa hace ya más de 20 años atrás, entonces deberías considerar la posibilidad de atreverte a cosas nuevas.